Cuando se trata de nutrición y salud, es fundamental entender el concepto de alimentos perecederos. Estos alimentos desempeñan un papel crucial en nuestra alimentación diaria, ya que son aquellos que tienen una vida útil limitada debido a su composición y características naturales.

En este post te explicamos qué son los alimentos perecederos y las pautas a seguir para manipularlos correctamente. 

¿QUÉ SON LOS ALIMENTOS PERECEDEROS?

Se define a los alimentos perecederos como aquellos productos que empiezan a descomponerse de forma rápida y fácil. Los organismos responsables en descomponer a los alimentos son las bacterias, los hongos y las enzimas.  

Los alimentos perecederos se caracterizan por tener una duración limitada en condiciones normales, lo que significa que su vida útil es relativamente corta.

Conforme avanza el tiempo, estas opciones alimenticias tienden a perder sus propiedades positivas, como vitaminas y proteínas esenciales para una alimentación saludable. 

La perecibilidad varía entre diferentes tipos de alimentos.

Por ejemplo, las frutas son conocidas por perecer más rápidamente que otros productos.

Por otro lado, los alimentos que se almacenan a bajas temperaturas, como la carne, generalmente presentan una menor susceptibilidad a la descomposición. 

Para preservar el buen estado de los alimentos perecederos, es fundamental utilizar métodos de conservación adecuados, como refrigeración, congelación o envasado al vacío.

Estas medidas ayudan a mantener la frescura, retrasar el deterioro y prevenir la proliferación de microorganismos perjudiciales. 

Cabe destacar que los alimentos cocinados también se consideran perecederos, ya que su vida útil se ve reducida en comparación con los alimentos crudos. 

Las reacciones que pueden afectar a los alimentos perecederos son de naturaleza química, física y biológica.

La oxidación, la cristalización y la proliferación de microorganismos patógenos son ejemplos de los cambios que pueden ocurrir y comprometer la calidad y seguridad de estos alimentos. 

¿CÓMO SE MANIPULAN CORRECTAMENTE LOS ALIMENTOS PERECEDEROS?

Cuando se trata de alimentos frescos y perecederos, la manipulación es clave.

Los alimentos perecederos requieren un tratamiento especial para mantener su calidad y evitar riesgos para la salud. Entonces, ¿Cómo manipularlos correctamente? 

  • Mantén la temperatura bajo control 

Los alimentos perecederos son sensibles a los cambios de temperatura. Para asegurar su frescura, es fundamental almacenarlos en refrigeración a la temperatura adecuada. Así, aseguras que se mantengan en óptimas condiciones y evitas la proliferación de bacterias dañinas. 

  • Conoce las fechas de caducidad 

Para disfrutar de alimentos perecederos en su mejor momento, familiarízate con las fechas de caducidad. Asegúrate de consumirlos antes de que expiren para evitar cualquier riesgo para tu salud y garantizar su frescura. 

  • Lava y desinfecta 

Antes de manipular cualquier alimento perecedero, asegúrate de lavar y desinfectar tus manos, utensilios y superficies de trabajo. Esta práctica sencilla ayuda a prevenir la contaminación cruzada y asegura una manipulación higiénica. 

  • Almacenamiento adecuado 

Cada tipo de alimento perecedero tiene sus propias necesidades de almacenamiento.

Las frutas y verduras frescas, por ejemplo, deben guardarse en lugares frescos y secos, mientras que los productos lácteos requieren refrigeración constante.

Conoce las recomendaciones específicas y mantén tus alimentos en el ambiente adecuado. 

  • Utiliza envases herméticos 

Los alimentos perecederos se benefician enormemente del uso de envases herméticos.

Estos recipientes protegen contra la entrada de aire y humedad, manteniendo la frescura y evitando el deterioro prematuro. Además, te permiten aprovechar al máximo tus alimentos al evitar desperdicios innecesarios. 

  • Observa y descarta signos de deterioro 

A medida que manipulas alimentos perecederos, mantén los ojos abiertos para detectar cualquier signo de deterioro, como cambios de color, mal olor o textura inusual.

Si algo no parece estar en óptimas condiciones, es mejor descartarlo para evitar problemas de salud. 

  • Cocina adecuadamente 

Algunos alimentos perecederos requieren cocción para garantizar su seguridad. Asegúrate de cocinarlos a la temperatura correcta para eliminar cualquier bacteria o microorganismo dañino. 

EJEMPLOS DE ALIMENTOS PERECEDEROS

A continuación, ofrecemos una lista de alimentos perecederos: 

  • Carnes: ave, cerdo, conejo, oveja, cabra, vaca, pollo… 
  • Productos lácteos: leche, crema de leche, queso, yogur, mantequilla, nata, suero, postres lácteos… 
  • Vegetales y verduras: legumbres, espárragos, patatas, brócolis, cebollas, lechuga, tomate… 
  • Frutas: manzanas, piñas, plátanos, naranjas, fresas, peras… 
  • Huevos 
  • Embutido 
  • Mariscos y pescados 
  • Panadería y repostería en general: pan, galletas, bizcochos, pasteles… 

¿CUÁNTO DURA UN ALIMENTO PERECEDERO?

Cada alimento perecedero tiene su propia duración de frescura. A continuación, te revelamos el tiempo estimado para disfrutar de los alimentos frescos: 

  • Huevos frescos 

¿Sabías que los huevos pueden mantener su frescura durante semanas? Los huevos frescos tienen una vida útil de 3 a 5 semanas si se almacenan correctamente en el refrigerador. ¡Así que no hay prisa para saborear esa deliciosa tortilla o esos esponjosos panqueques! 

  • Yemas y claras de huevo crudas 

Si tienes yemas y claras de huevo crudas sobrantes, es mejor utilizarlas en un plazo de 2 a 4 días. Asegúrate de refrigerarlas adecuadamente y dale rienda suelta a tu creatividad culinaria antes de que pierdan su frescura. 

  • Huevos líquidos pasteurizados una vez abiertos 

Una vez que abras un envase de huevos líquidos pasteurizados, disfrútalos dentro de los siguientes 3 días para garantizar su calidad y seguridad. Exprime todo su sabor en tus recetas favoritas antes de que se agote su tiempo. 

  • Carne picada 

La carne picada es una delicia versátil, pero su frescura es fugaz. Consúmela dentro de los 1 o 2 días posteriores a su compra para disfrutar de su jugosidad y sabor en plenitud. ¡Las hamburguesas y las albóndigas nunca habrán sido tan deliciosas! 

  • Fiambres (al peso o una vez abiertos) 

Los fiambres son una opción sabrosa para sándwiches y aperitivos, pero es importante disfrutarlos dentro de los 3 a 5 días posteriores a su compra o apertura del envase. Asegúrate de mantenerlos bien refrigerados para preservar su frescura y textura. 

  • Carne fresca (ternera, cordero, cerdo) 

Los cortes frescos de carne, como la ternera, el cordero y el cerdo, pueden durar de 3 a 5 días en el refrigerador. Cocínalos con maestría y saborea la exquisitez de estos manjares en su mejor momento. 

  • Carne de aves de corral cruda (pollo, pavo) 

La carne de aves de corral cruda, como el pollo y el pavo, es mejor consumirla dentro de los 1 o 2 días posteriores a su compra. Asegúrate de cocinarla completamente antes de saborear su suculencia y disfrutar de una experiencia culinaria inigualable. 

  • Pescado y marisco crudo 

El pescado y el marisco crudo son tesoros culinarios, pero su frescura es efímera. Disfrútalos dentro de los 1 o 2 días posteriores a su compra para deleitarte con su sabor y textura en su punto óptimo. 

  • Leche fresca y leche UHT una vez abierta 

Una vez que abras una botella de leche fresca o leche UHT, asegúrate de consumirla en un plazo de 3 a 5 días para aprovechar su cremosidad y sabor. Sirve un vaso de leche fresca o añádela a tus recetas favoritas antes de que se agote su tiempo de frescura. 

  • Sobras de alimentos perecederos 

¿Te quedaron sobras de una deliciosa comida? Aprovecha su frescura dentro de los 3 a 5 días posteriores a su preparación. Dales una segunda vida en tus platillos y disfruta de su sabor inigualable. 

En resumen, hemos explorado la delicada naturaleza de los alimentos perecederos y cómo su correcto manejo es esencial para mantener la seguridad alimentaria en nuestro hogar y en entornos profesionales.

No podemos subestimar la importancia de estar bien informados y capacitados en seguridad e higiene alimentaria, especialmente cuando trabajamos con alimentos.

Cada gesto, desde la selección en el supermercado hasta la preparación en la cocina, influye directamente en la calidad y seguridad de nuestras comidas.

Por eso, te invito a dar el siguiente paso: obtener tu Certificado Oficial de Manipulador de Alimentos.

Esta formación no solo te brindará conocimientos sólidos, sino que también te convertirá en un defensor de prácticas seguras en la manipulación de alimentos.

Así, cada bocado que disfrutemos será un testimonio de nuestro compromiso con la seguridad y la excelencia en el mundo de la alimentación.

¡NO ESPERES MÁS, REALIZA EL CURSO DE MANIPULADOR DE ALIMENTOS Y CERTIFÍCATE CON TECNAS FORMACIÓN!

> Curso Adaptado a la Normativa Actual Nacional y Europea.

> Envío del Certificado y Carnet Oficial al Instante

> Cursos 100% Online

> Ofertas de Packs de Cursos.

El Certificado o Carnet que Emitimos en Academia Tencas tiene Validez Oficial tanto en España como en cualquier País de la UE.

La Formación en Manipulador de Alimentos y su Acreditación, Certificación o Carnet es de Obligado Cumplimiento en toda la UE para los Trabajadores de la Hostelería y de Cualquier otro sector Alimentario según el Reglamento EC 852/2004.