La alergia y la intolerancia alimentaria son conceptos que a menudo se confunden. Es muy importante conocer las diferencias entre alergia alimentaria e intolerancia alimentaria, para actuar adecuadamente. En este post te contamos cuáles son las diferencias.  

DIFERENCIA ENTRE ALERGIA E INTOLERANCIA ALIMENTARIA

Las intolerancias y alergias alimentarias son reacciones adversas producidas al comer un alimento o alguno de sus componentes. Las reacciones pueden ser de distintos grados (de leve a muy grave), pero existe una gran diferencia entre estos dos conceptos.  

Alergia alimentaria 

La alergia alimentaria es aquella serie de reacciones adversas inmunológicas que se produce como respuesta a la ingesta de ciertos alimentos alérgenos o algún aditivo contenido en ellos. Es decir, cuando una persona tiene alergia a un alimento, su cuerpo lo recibe como un elemento invasor contra el que luchar y es ahí donde el sistema inmunológico se pone a trabajar.  

La respuesta inmunológica provoca una serie de reacciones físicas concretas, que son las que interpretamos como alergia. Entre los síntomas más habituales se encuentran problemas respiratorios, dolor de estómago, vómitos, urticaria, inflamación, dolor de cabeza, etc. La intensidad y duración depende del tipo de alergia y de la cantidad de alimento ingerida.  

Intolerancia alimentaria 

Se entiende como intolerancia alimentaria a la reacción adversa no inmunológica ante la ingesta de un alimento o un aditivo presente en él. Las intolerancias se producen cuando se consumen productos que alteran la mucosa digestiva o por ingesta excesiva de un producto.  

Los síntomas que producen la intolerancia alimentaria son muy parecidos a los de las alergias, pero, en general, las intolerancias se caracterizan por producir un malestar general en la persona que la sufre y suelen ser de tipo digestivo, es decir, dolor en el estómago, gases, diarrea…  

      ¿CUÁLES SON LAS ALERGIAS E INTOLERANCIAS ALIMENTARIAS MÁS COMUNES?

      Como hemos mencionado anteriormente, tanto las alergias alimentarias como las intolerancias suelen confundirse debido a que comparten los síntomas más comunes. Es fundamental conocer las diferencias y otros aspectos que pueden distinguirlas.  

      Las alergias alimentarias tienden a producirse frente a la ingesta de proteínas grandes, como las que hay en carnes, pescados, mariscos, huevos… Las alergias alimentarias más comunes son: 

      • Huevos. 
      • Pescado. 
      • Leche. 
      • Maníes. 
      • Mariscos. 
      • Soja. 
      • Nueces. 
      • Trigo. 

        En cambio, la intolerancia alimentaria se produce cuando el organismo carece de lo necesario para digerir un alimento. Entre las intolerancias alimentarias más habituales se encuentran las siguientes: 

        • Lactosa. 
        • Gluten. 
        • Sacarosa. 
        • Fructosa. 
        • Histamina. 
        • Huevo. 

          ¿POR QUÉ ES IMPORTANTE EL CURSO DE CONTROL DE ALÉRGENOS Y MANIPULADOR DE ALIMENTOS?

          A la hora de manipular alimentos, es necesario tener en cuenta los alérgenos de cada alimento para que no afecte a la salud del consumidor, ya que puede producir daños y afectar gravemente.  

          El curso de Control de Alérgenos e Intolerancias Alimentarias es obligatorio para todas las personas que trabajen en el sector de la alimentación o de la hostelería. Es muy importante conocer los alérgenos de cada alimento, para poder cumplir con la normativa vigente actual en Seguridad e Higiene Alimentaria.  

          Tanto la formación en Control de Alérgenos como en Manipulador de Alimentos es necesaria y obligatoria. En Academia Tecnas te ofrecemos un pack de cursos online de Manipulador de Alimentos + Alérgenos, para que puedas obtener tus certificados y carnets oficiales. Estos son los documentos que Sanidad solicita ante cualquier Inspección.  

          Para obtener los certificados oficiales has de seguir los siguientes pasos: 

          1. Descarga el manual del curso gratis y léelo las veces que quieras. 
          2. Realiza el test y apruébalo. Puedes hacerlo todas las veces que necesites.  
          3. Regístrate con tu nombre y apellidos para que quede constancia de tu aprobado. 
          4. Efectúa el pago y… ¡enhorabuena! Ya tienes tu certificado.